Las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTARs) requieren el control de un alto número de variables, con base en las cuales los operadores tomamos decisiones para obtener los mejores rendimientos de las instalaciones al mínimo costo posible. No obstante, actualmente existen herramientas de automatización que permiten optimizar estos procesos de control, cuya implementación puede traerle múltiples beneficios. Hablaremos de algunos de ellos en este artículo.

El mayor costo operativo de un sistema de lodos activados (el más común en Costa Rica) es el consumo energético requerido para suplir las necesidades de oxígeno de los microorganismos encargados de degradar la materia orgánica de las aguas residuales. Actualmente es posible instalar sensores de oxígeno disuelto en línea en los reactores aeróbicos, cuyas mediciones pueden ser enlazadas a un sistema de automatización que regule el variador de frecuencia de los sopladores que suministran el aire. Mediante la implementación de este tipo de sistemas, es posible optimizar el consumo energético de los sopladores de aire, con lo cual es posible lograr importantes reducciones de los costos operativos, además de la ventaja adicional de disminuir la huella de carbono de la instalación. Por otro lado, es posible evitar ciertos problemas operacionales clásicos de los sistemas aeróbicos, como por ejemplo el bulking filamentoso, el cual es quizá el mayor dolor de cabeza de los operadores de sistemas de lodos activados.

Otra posible aplicación de los sistemas de automatización es la prevención de la generación de malos olores, mediante la medición del potencial de óxido reducción (ORP). Cuando se incrementa significativamente la carga contaminante de ingreso a las PTARs aeróbicas, el oxígeno disuelto se empieza a agotar en el reactor, llevando a que las condiciones de degradación de materia orgánica pasen de aeróbicas a anóxicas, y si se sostiene la condición, de anóxicas a anaeróbicas. En esta última etapa, cambia completamente la bioquímica del proceso de tratamiento y se produce H2S, el cual es un gas con un olor a huevos podridos y responsable de la inmerecida mala fama que tienen las PTARs por la producción de malos olores. Mediante el monitoreo en línea del ORP, es posible detectar de manera preventiva si el proceso está dirigiéndose hacia la vía anaeróbica, con lo cual el sistema automáticamente podría activar los sistemas de mitigación de olores de emergencia que se tengan previstos (por ejemplo: sistemas auxiliares de inyección de aire, dosificación de productos para la precipitación del H2S, etc.) Continuar leyendo… LEER MÁS AQUÍ

 

CONTÁCTENOS

¿Necesita más información sobre nuestros productos o servicios?
Complete el siguiente formulario y recibirá una pronta respuesta.

Nombre / First Name
Apellido / Last Name
Correo electrónico / E-mail
Teléfono / Phone
Empresa / Company
Mensaje / Subject

Telefóno

CRC + (506) 2283-0876

DOM +1 (809) 601-7496

 

Correo electrónico

[email protected]

© 2020 Grupo Proamsa. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Dame Clic