En Costa Rica, el tratamiento de las aguas residuales ha sido una de las mayores deudas con el ambiente. De hecho se estima que solamente cerca de un 15% de las aguas residuales son tratadas en el país. De este porcentaje, una buena parte corresponde a proyectos privados (industriales, residenciales y comerciales), que hacen fuertes inversiones para la instalación de sistemas de tratamiento, los cuales operan de manera autónoma, y se rigen por la reglamentación nacional y el control estatal.

Lamentablemente, muchos de estos sistemas presentan problemas y no logran operar bien ni cumplir adecuadamente con la normativa, provocando problemas con los usuarios, la comunidad y las instituciones, la generación de órdenes sanitarias y, en el peor de los casos, el cierre de operaciones.

Las causas de estos problemas son múltiples, iniciando con un mal diseño, problemas constructivos, mala calidad del equipamiento, entre otras; pero en esta oportunidad nos centraremos en unas de las más comunes: un inadecuado control operacional.

Los sistemas de tratamiento de tipo biológico, que son la mayoría, trabajan con organismos vivos, por lo que la eficiencia o buen comportamiento de un sistema, depende 100% de la salud y el adecuado equilibrio de estos organismos.

La operación de un sistema de tratamiento, mas allá de la limpieza de sólidos gruesos en la entrada, o la limpieza de algunas bombas, debe velar por la buena salud de estos microorganismos, de ahí la importancia de involucrar personal especializado y capacitado en esta tarea.

Cuando se cuenta con un equipo profesional y capacitado al mando de los procesos operativos de un sistema de tratamiento, es posible visualizar los problemas y corregirlos antes de que se salgan de control, ya que pequeños cambios en la comunidad bacteriana, el aumento en la cierto tipo de población, cambios ligeros en el pH del agua, muy ligeros cambios en el color y forma de flóculos; motivan acciones operativas enfocadas en la prevención de problemas graves como, generación de olores molestos, arrastre de sólidos en el efluente, pérdida de la eficiencia en remoción de contaminantes, intoxicación y pérdida total de biomasa, entre otros. Estas señales solamente pueden ser percibidas con el equipo y conocimiento adecuado y contribuyen con el ahorro de fuertes sumas, y con la prevención de las consecuencias legales asociadas a los problemas operativos.

Veamos el ejemplo de tres comunidades bacterianas en reactores de aireación de tres proyectos:

 

       

 

A nivel visual, los tres tanques presentan condiciones similares, sin embargo, a nivel microscópico, la situación es muy diferente. El primero de ellos muestra una comunidad biológica en óptimas condiciones; el segundo, una presencia excesiva de algas, que hasta el momento, sólo había generado un pequeño camnbio en el pH, pero que, de no atenderse, habría terminado por consumir el oxígeno disponible, lo que provocaría la muerte de los microorganismos encargados de la remoción de la materia orgánica. Finalmente el último caso, crecimiento excesivo de bacterias filamentosas, bacterias alargadas y ligeras que, en caso de no ser controladas a tiempo, afectarían la sedimentabilidad del lodo y provocarán la generación de espumas pesadas en la superficie de los tanques, el arrastre de biosólidos con el efluente y el incumplimiento de la normativa.

Estos son solo algunos ejemplos de como, un manejo profesional de la operación de un sistema de tratamiento, permite identificar pequeños cambios en el sistema, que pueden ser el síntoma inicial de problemas más graves, que se resuelven sin necesidad de grandes inversiones y antes de generar afectaciones a nivel de usuarios, comunidad, incumplimientos de normativa, órdenes sanitarias y sanciones. Continuar leyendo… LEER MÁS AQUÍ

 

CONTÁCTENOS

¿Necesita más información sobre nuestros productos o servicios?
Complete el siguiente formulario y recibirá una pronta respuesta.

Nombre / First Name
Apellido / Last Name
Correo electrónico / E-mail
Teléfono / Phone
Empresa / Company
Mensaje / Subject

Telefóno

CRC + (506) 2283-0876

DOM +1 (809) 601-7496

 

Correo electrónico

[email protected]

© 2020 Grupo Proamsa. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Dame Clic